octubre 30, 2019

Seguros obligatorios y recomendables para una empresa

Seguros obligatorios y recomendables para una empresa

La mayoría de las empresas tienen la obligación de tener contratado, al menos, un seguro. Además, ese seguro debe cubrir, al menos, la responsabilidad civil.

 Sin embargo, dependiendo de la actividad de la empresa, por ejemplo, puede ser necesario el uso de uno o de otro.

Seguros de empresa

A la hora de contratar un seguro de empresa, lo más importante es que las coberturas que elijamos se adapten perfectamente a nuestras necesidades. Este es un aspecto en el que no es conveniente ahorrar al máximo ya que, el gastarnos menos puede conllevar algún problema grave no cubierto, el cual nos provocará un gran gasto.

El sector, el convenio colectivo al que pertenecen los trabajadores de la empresa o si la actividad que se ejerce está regulada o no, son algunos de estos factores que determinan la conveniencia de contratar ciertos seguros para empresas.

Seguros obligatorios

Si nos basamos simplemente en la generalidad, existen tres tipos de seguros obligatorios, el de responsabilidad civil, el de accidentes y el de vehículos. Sin embargo, dependiendo de la actividad de la empresa, se añaden algunos seguros obligatorios específicos.

Seguro de responsabilidad civil

Es el seguro obligatorio para empresas por referencia. Bien es cierto que no todas las compañías están obligados a tenerlo. Hay que tener en cuenta que este tipo de seguros cubre los posibles daños a terceros. Si la actividad que realiza la empresa tiene un menor riesgo de daños a terceros en base al trabajo que realizan este tipo de seguros no será del todo obligatorio.

Seguro de accidentes

Si tu empresa cuenta con trabajadores, tiene la total obligación de contratar un seguro de accidente laboral. En este sentido, es el convenio colectivo de la empresa el que establece las coberturas e indemnizaciones de las que tendrá que hacerse cargo la aseguradora en caso de accidente de algunos de los trabajadores. El precio del seguro accidentes para empresas varía bastante en función del sector en el que se mueva la compañía.

Seguros para vehículos de empresa

Si un vehículo se usa para fines profesionales, hay que declararlo como tal en la póliza ya que existe un riesgo mayor de generar daños a terceros que pueden ser más o menos graves dependiendo de la actividad, y estos deben estar debidamente cubiertos.

Seguros específicos según el tipo de empresa y actividad

En algunas ocasiones, puede ser obligatorio que contemos con algún seguro específico. Podemos poner el ejemplo de las empresas de construcción a las que se les obliga a tener un seguro llamado seguro decenal.

                        Seguro decenal

Afecta simplemente al mundo de la construcción, y es obligatorio según marca la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE) siempre que hablemos de una vivienda o un edificios de viviendas. Esta ley obliga a que se de una garantía de 10 años a los compradores de viviendas por daños en la edificación cuando estos  tengan su origen o afecten a la cimentación y/o a la estructura.

El seguro decenal es obligatorio en la transmisión de la vivienda y debe ser contratado por el promotor. En la práctica, el seguro decenal es contratado por el promotor de construcción de viviendas al inicio de la construcción. Sin embargo, la entrada en cobertura comienza tras el final de la obra.

Seguros recomendables

Seguro multirriesgo para comercio o PYME

Es un seguro especial para negocios que tengan local u oficina. Este seguro cubre los daños que pudieran producirse en tu negocio por robo o intento de robo, incendio, rotura de cristales, daños por agua, explosión, cortes de luz

            Seguro de salud

Este tipo de seguros es muy recomendable para autónomos, debido a que tienen menos cobertura de Seguridad Social y pueden desgravarse un porcentaje en la declaración del IRPF.

            Ciberseguridad

Aunque pueda parecer una tontería, es muy recomendable proteger a nuestra empresa contra ataques cibernéticos o informáticos, tanto en lo que se refiere a los daños que se nos puedan causar a nosotros como a los que pudiésemos provocar a terceros.